Nueva grabación de uno de los históricos del blues, el tejano Johnny Winter. Se reúne con varios viejos (y jóvenes) colegas para pagar tributo a sus ídolos, en una grabación que contiene versiones de muchos de los clásicos del blues.

He de reconocer que he quedado francamente sorprendido con este disco. Todos los que acudimos a su concierto en el Conde Duque, salimos con una tristeza tremenda al poder comprobar el nivel de deterioro físico que sufría uno de nuestros íconos de la guitarra, maltratado por sus múltiples enfermedades y sus notorias adicciones. De hecho le tenían que poner la guitarra en el hombro porque él fue incapaz de realizarlo por sí mismo.

Sin embargo nos hemos encontrado con una revitalización de su voz y una guitarra que sigue siendo capaz de sacar esos tonos fieros que todos recordamos del mítico directo de “Johnny Winter and” en el que consiguió con sus versiones de Johnny B. Goode y Jumpin Jack Flash impresionarnos sobre manera. Debo reconocer que llevo esta última versión en mi tono de móvil.

Parece ser que esta “resurrección” viene motivada por el descubrimiento que alguna de las medicinas que históricamente tenía que tomar, le venía produciendo durante muchos años unas contraindicaciones que al cambiar el tratamiento, ha mitigado muchos de sus problemas.

A pesar de ser uno de los autores más representativos de lo que se bautizo como el Texas Blues, en esta grabación toca todos los palos, especialmente pasando por Chicago, acompañado por unos músicos que son la referencia actual de este estilo musical tan genuinamente americano. Entre ellos, Sonny Landreth, Warren Haynes, Vince Gill, Susan Tedeschi y como no podría faltar su hermano Edgar Winter.

En cuanto a la selección de temas, merece dos lecturas, por un lado supone casi un “grandes éxitos” del blues, dado que todos los temas contenidos son clásicos de este estilo y por tanto, muy representativos de lo que este estilo ha aportado, pero por otro lado para los amantes del blues, quizá sean un poco manidas, dado que tenemos decenas de versiones de este tema y cuesta mucho encontrar matices nuevos a estas nuevas aproximaciones.

Es decir que podríamos considerar este disco como una pequeña historia del blues ejecutada de forma impecable e implacable por unos músicos de un calibre excepcional y por tanto disco a incorporar a toda colección que se precie.

Sobre El Autor

Javier Amo

Apasionado de la música, comparto lo que se y la música que tengo.

5 Respuestas

  1. Javier Amo
    Javier Amo

    Se me ha olvidado comentar que el viejo Johnny finalmente falleció hace unos meses

    Responder
  2. Nacho Diaz

    Por desgracia, los autenticos se van por ley de vida. Hace unes meses Gary Moore, hace poco BB King, y ahora Jonny Winter. Esperemos que surjan otros que les puedan llegar a cierta altura. Por cierto, sabemos algo de Rory Gallagher? Le tengo perdida la pista. Abrazos

    Responder
    • Javier Amo
      javier amo

      Pues falleció hace un par de años. Van quedando pocos, creo que fue de un cáncer de hígado, considerando lo que le iba la priva no me extraña.
      Gracias por tu participación

      Responder
  3. Luis Torrente

    Queda vivo el guitarrista de Cream …

    Rory G, Jimi H. y Stevie RV. …….. los tres grandes en el cielo.

    Responder
    • Javier amo

      Y Muchos otros más
      Cada vez quedan menos
      Si exceptuamos el jazz que quedan muchos grandes solo nos quedan Clapton y para mí el mejor actual Jeff Beck

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.