BITCHES BREW LIVE

Miles Davis

Vamos a situarnos. Nos encontramos en Agosto de 1970, en el Festival de la Isla de Wight, 600.000 personas atendiendo el evento, en el cartel del día, Sly & The Family Stone, Led Zeppelin y Jimi Hendrix  entre otros.

Miles aparece en escena con un grupo básicamente eléctrico, compuesto por Gary Bartz (alto sax, soprano sax), Chick Corea (electric piano), Keith Jarrett(organ), Dave Holland (bass), Jack DeJohnette (drums), Airto Moreira (percussion). Los temas del 1 al 3 pertenecen a las sesiones del Festival de Newport del año 1969.
Esta reunión de all-star sorprende a todo el mundo, dado que la gran mayoría de oyentes desconocen el mundo del jazz y estaban allí para oír básicamente a Hendrix y Led Zeppelin cabezas de cartel.

El sonido es denso e incluso duro y difícil de entender, sin embargo y una vez superado el shock inicial, la gente se deja llevar por un sonido hipnótico, absolutamente virtuoso, en el que la melodía a veces deja paso a unos sonidos dominados por la trompeta, que solidifica el sonido de una forma que hasta ahora era desconocida. El “Bitches Brew” que hasta ahora conocíamos todavía tardaría un año en ver la luz.
Se pueden oír temas que Miles había grabado con anterioridad y que con el nuevo tratamiento son muy difíciles de reconocer

Podemos ver la edición actual de este disco, muchos de cuyos temas se habían editado de forma parcial en otras ediciones, como un nuevo intento de la Compañía para rentabilizar aún más si cabe, las grabaciones de Miles, pero en mi opinión merece la pena el gasto, para poder vislumbrar lo que significó la irrupción de este sonido en la posterior evolución de la música moderna.
Otra cosa es la pobreza de la presentación del CD en la que la casa de discos no se ha esmerado lo más mínimo, presentando muy poca información.

Merece la pena en cualquier caso la compra de este disco, en el que podemos percibir el punto de ruptura total entre lo que Miles venía haciendo (en una entrevista manifestó, nunca volveré a tocar como en el pasado) y hacia donde evolucionó a partir de ese momento, aun a costa de perder  muchísimos seguidores que no perdonaron nunca el alejamiento de los cánones clásicos, de este músico (recordemos que en otro sentido también la pasó a Dylan el día que agarró la guitarra eléctrica).

Personalmente la primera vez que oí Bitches Brew quedé completamente desorientado, nunca había oído un sonido parecido, no conseguía entender la propuesta del músico, y el sonido era tan denso que no conseguía asimilarlo.

Nada más terminar el disco, me dije que no me había gustado y que sería muy difícil que lo volviera a oír, sin embargo al día siguiente no pude evitar volverlo a poner y tras varias audiciones, me vi envuelto en ese sonido que todavía sigo oyendo con gran regularidad.
Además esta evolución, le sirvió a Miles para acceder a un público más juvenil y conseguir su otro objetivo más allá del artístico, conseguir más dinero.

Hace un tiempo y hablando con un conocido músico que había tocado con él, me contó la siguiente anécdota. Miles en sus actuaciones, solo aceptaba cobrar en efectivo y en una ocasión y después de la actuación, durante la cena, este músico que era la primera vez que tocaba con él, fue llamado a presencia del músico y le dijo, tú, a partir de ahora vas a ser el guardián del dinero y me lo devuelves al final de la gira. Lógicamente si se pierde o te lo roban, el responsable serás tú y me lo deberás. Todo un personaje!!!.

Sobre El Autor

Javier Amo

Apasionado de la música, comparto lo que se y la música que tengo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.