El primer comentario que deberíamos hacer es por qué  repasamos un disco de estas características. Se trata de una grabación no muy importante, en un sello secundario y de un artista sin ninguna relevancia actual.

Bueno, pues se trata de la nueva grabación de John Lodge y segunda en la carrera del bajista de uno de los grupos de referencia en la historia del rock moderno los Moody Blues.
Y por qué le hemos incluido?, bueno pues debo reconocer que se trata de uno de mis grupos favoritos de siempre (es mi faceta más blandengue (moñas)) y que ha formado parte de mi vida en los momentos más relevantes.

No se concibe la música actual sin 4 álbumes de los Moody Blues:

  • Days of future passed (celebramos sus 50 años de existencia).
  • Question of balance.
  • In the thershold of a dream.
  • To our childrens, children, children.

El grupo siempre giró en torno a la figura de Justin Hayward que era el cantante, guitarrista y compositor de los temas más relevantes (incluido el Nights in White satin), sin embargo tanto en el trabajo conjunto que hicieron ambos (Blue Jays) como el que hizo en solitario (Natural Avenue), John Lodge se nos presentaba como un músico solvente y gran contribuidor al sonido tan característico de los Moody Blues.
Por eso y porque mi afán de coleccionista me hace completar la discografía de varios autores, lo adquirí para ver qué había salido de este último experimento.

La realidad es mixta. El disco, está bien grabado y reúne a la plana mayor de los Moody Blues en un tema, pero sobre todo rescata a un gran guitarrista, de referencia en los 80s Chris Speeding y que se luce a lo largo de todo el disco.
Sorprendente es la duración tan escasa para un cd, dado que viene a durar lo que un antiguo LP (en torno a 30 minutos).
Los temas, pues hay de todo. A destacar el tema que abre la grabación “In my mind”, magnífico en la guitarra y voz y que podría haber entrado en cualquiera de las mejores grabaciones de Pink Floyd. Hay dos temas muy en la línea de Moody Blues, y que están bastante bien, el que da nombre al cd, y “Love passed me by”.
En el otro extremo encontramos “perlas” como “You drive me crazy, malo de solemnidad y con unas letras absolutamente patéticas buscando unas letras tan previsibles y unas rimas tan básicas (parece de Gloria Fuertes) que provocan un cierto sonrojo.
En resumidas cuentas o bien eres un fan confeso de los Moody Blues o mi consejo es que guardes tus recursos económicos para empresas más solventes, sobre todo teniendo en cuenta todas las nuevas grabaciones que vamos a tener el próximo otoño.
Os dejamos algunas canciones del disco, si quereis incluirlo en vuestra musicoteca podeis comprarlo PINCHANDO AQUI.

Sobre El Autor

Javier Amo

Apasionado de la música, comparto lo que se y la música que tengo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.